02 marzo, 2006

Quehaceres domésticos

Hoy desperté con compulsión de limpieza. ¡Y ya era hora! A los pies de mi cama había una montaña de polvo que tenía a mi pareja con un pie en el Centro de Salud, y a Samuel, mijo, con el sistema respiratorio igualmente jodido.Después de tomar un café aguado o, más bien dicho, un agua café, fui en bus a dejar a Samuel en la puerta de la escuela, media hora tarde, con la intención de no encontrar a la directora que busca la oportunidad de hacerme acuerdo de que estoy dos meses retrasado con la pensión, de que soy un fracasado.Caminé 13 cuadras (número cabalístico), hasta llegar a mi casa donde me puse manos a la obra, con guantes de caucho verde.Hace meses ya que Manuela, la rolliza veinte añera que limpiaba la casa, se fue, dejando un vacío inmenso en nuestras vidas, hasta que volvió a llenarse, pero de mugre.Barrí y barrí hasta el cansancio, hasta llenar la funda de la tienda de escombros y polvo. Luego lavé la vajilla y la guardé en los estantes. Limpié con cloro el piso de la cocina y también los mesones. Entre tanto, preparé la comida, pero fue tanto fue mi empeño en dejar todo limpio que olvidé en ir a recoger a Samuel a tiempo y recibí la llamada de la escuela -porque todavía entran llamadas a mi teléfono, pero siempre ese tipo de llamadas. La directora aprovechó para darme el ultimátum, si hasta el 15 de este mes no pago al menos una de las mensualidades atrasadas, Samuel deberá abandonar la escuela.Corrí las trece cuadras que me separaban de Samuel con ganas de desquitarme con la directora por mi descuido y lo encontré llorando, como si lo hubiera abandonado. Felizmente llevé un pan con el que calmé su hambre y enjuagué su lágrimas. Felizmente me tragué las ganas de mandar a la mierda a la directora porque de hacerlo la suerte escolar de Samuel se hubiera definido aquel mismo día.Regresamos esta vez en bus y desde la parada tuve que cargarlo, muy a pesar de mi maltrecha espalda.

2 comentarios:

el outsider dijo...

Mira tu, las cosas que suceden cuando se van las asistentes domésticas... A mi familia le sucedió eso hace pocos días... Desesperante.
La historia completa en:
http://allaboutdiego.blogspot.com

Saludos, y seguiré rondando por aquí!

Anónimo dijo...

This is very interesting site... » »