30 marzo, 2009

Capítulo 114 (El Apestado)

Debo confesar que sí he sentido miedo en la vida. Un miedo que algunas veces es tonto o injustificado, como el de perder a mis más cercanos familiares en un accidente de aviación, (como el que ocurrió hace poco en mi ciudad), aunque ellos casi nunca se hayan subido a un avión.

Miedo de terminar en la calle, mendigando, en busca de pan para mi hijo. Miedo de caer enfermo, y de no poder solventar los gastos médicos. En fin, miedos que involucran a mi apestosa condición de pobre, de aquel que no tienen dónde caerse muerto, en un país de muertos de hambre.

Y sentí miedo en una ocasión cuando un gobierno represor se ensañó con los jóvenes de mi país, jóvenes que disentíamos con la verdad oficial, y a quienes, en muchos casos, se desapareció, se torturó, se detuvo arbitrariamente. A algunas de esas personas yo las conocí, y fue en esa época en la que salía con miedo a la calle cuando el Escuadrón Volante, recorría las calles de mi ciudad , sembrando terror, con el pretexto de combatir al terrorismo.

Saco a colación todo este tema del miedo porque hay un personaje, político, menor a mi, que se ha tomado al miedo como bandera de campaña. Yo solo me pregunto dónde estaba este joven cuando los de su edad salíamos a comprar tabacos con un sudor frío que nos recorría el espinazo, cada vez que los carros (¿alegóricos?) de los policías, reducían la velocidad al vernos pasar.

Miedo tuve yo cuando vi a mis padres envejecer 20 años en un día. Ocurrió cuando se enteraron que sus ahorros habían desaparecido en el fondo del bolsillo de un banquero que fugó durante le gobierno del presidente que tuteló a éste, que ahora dice que tiene miedo.

Y ahora no tengo miedo sino asco de ver gente joven, como el susodicho, con ideas tan retrógradas como las que esgrimió un presidente-emperador hacia finales del siglo diecinueve, y que terminó asesinado a las puertas del Palacio Presidencial.

No se olviden mis apestositos, que de lo único de lo que debemos tener miedo es del miedo mismo, lo dijo Roosevelt. No se olviden de que a estos politiquillos no les interesa solucionar el origen de los miedos sociales, sino, cabalgar sobre ellos para obtener votos. Kierkegaard y Sartre, sostenían que el miedo era una invención, una ilusión, pero yo, El Apestado, sostengo que más ilusoria aún es la sociedad perfecta que los políticos nos quieren vender.

Solo para darles en la carota a estos nuevos miedosos, les diré que el miedo ya es global, pero la geografía del miedo refleja que en Tokio, por ejemplo, la mayor causa de miedo, son los terremotos, en Paris y Roma, la violencia física, en Bombay los accidentes y en Moscú el miedo a perder el trabajo.

Este estudio realizado en Italia, refleja además otras joyitas, que no quiero dejar de compartir: el miedo, dice el estudio de Censis, “es un camino peligroso e inútil, como un demonio que se alimenta (y es alimentado) por el autoritarismo y la mediocridad”


Quien saca partido del miedo, son, los políticos (29.5%),para crear consensos, los terroristas (25.7%), para infundir pánico y los medios (20.4), para aumentar su audiencia.

Así que, vayan nomás con sus historias de miedo a otro lado… ¡Mariangula!

23 comentarios:

Silvi dijo...

Mi querido y apestoso pana, te pasaste con este artículo. Me encantó, tu claridad es meridiana, no se puede pedir más, has dicho justo lo que he estado pensando. Ojalá todo el mundo pudiera leer tu post.

Abrazos fraternos.

LeX dijo...

Genial!!!

Sambiruca dijo...

Tan real como la vida misma, cursaba la secundaria, cuando los "carros alegóricos" alegraban mi ciudad.
Sin miedo, volveré a visitar éste espacio.
Saludos desde Ibiza

Jorge Luis Pérez dijo...

Más allá de que me gustó, pensé que iba a ser un capítulo con más historias.

Ludovico dijo...

clap!clap!clap!clap!clap!

Charles dijo...

buen analisis apestoso. Estos a lo que tienen miedo es a enfrentar la verdad de lo que son..

Saulo Ariel dijo...

Dicen por ahí que el miedo es la respuesta natural a lo que desconocemos, o a aquella posibilidad accidental o deliberada que puede causarnos daño sin que nosotros podamos evitarla con un nivel de eficiencia total. Todos en un momento dado sentimos miedo por una u otra razón. Lo importante, me parece, es no permitir que esos temores terminen convirtiéndose en fobias clínicas. Recuerdo una escena de la película Ghost Rider, protagonizada por Nicolas Cage; “un hombre no debe vivir con miedo”, decía Johnnie Blaze, después de vencer al mismísimo Peter Fonda, perdón, al mismo Diablo. Que si creo que existen hombres cuerdos e íntegros que han llegado a ese nivel de evolución, es posible que sí. No puedo afirmarlo, pero considero que es posible.
Más que una ilusión o una fantasía, la naturaleza del miedo, más bien parece una percepción vinculada con la realidad y folklore de cada nación.
Yo mismo, en más de una oportunidad, he divagado cuestionándome cómo vencer aquellos temores que impiden a los hombres ser completamente libres. Cómo evitar el chantaje que nuestros temores nos infringen para mantenernos esclavos de una realidad lacerante.
Respecto al machote Ordoñez, verdadero residuo mahahuadense, curuchupa que por escasez de agua, sigue nadando o más bien flotando en la taza cloacal de la oposición cucurucha, qué se puede decir. Basta ver la campaña grosera y torpe, en la que el muy machote se jacta de no tener miedo a nada y a nadie, para tener evidencias que confirman, una vez más, las condiciones inmorales del criado de chapetón. ¡Qué machote! Sí, el avezado curuchupa con su campaña grotesca agrede a quienes por obvias razones se abstienen de combatir en un ambiente infecto y brutal, en el que renacuajos como Ordóñez y Correa se mueven a gusto.
La vinculación innegable de los Ostaiza en la corte de patiños chauvinistas del Emperador Bokassa, y los antecedentes de éstos, de los Ostaiza, como democratacristianos de crema y nata acre, demuestra una vez más, que la sucia y corrompida Partidocracia sigue tan vigente como siempre. Así como también, ofrece en bandeja de cardenal: los enormes, monumentales, gigantescamente visibles rabos de paja, tanto de la oposición formal anticorreana que dice, escandalosamente, no temerle a nada y a nadie, así como del Mudo de Carondelet y sus patrioteros secuaces.

yo misma dijo...

atemorizar es un buen negocio, mantiene a la gente preocupada y con terror por lo probable y posible, mientras lo tangible se te va de las mano. Odio tener miedo.

Pastv dijo...

fugta!!! Clap clap clap

iCy dijo...

te pasaste con este post, realmente creo que lo has dicho todo, me dejaste sin palabras... que bueno es tener bloggers como tú.

Juan Secaira dijo...

tienes razón, el miedo generado en busca de votos es lo más estúpido que he visto y oído. gracias también por tu visita a mi blog, creo que ideas como la del político que nombraste son las que hay que amputar, saludos

Carlos dijo...

Totalmente de acuerdo.
Veo que somos contemporáneos, y no se si sea bueno serlo...haber vivído toda esa inmundicia.

Diana dijo...

que miedo el futuro del Ecuador !

Estertor dijo...

excelente lectura!...creo que la peor manera de "evitar" el miedo es haciendo una campaña de miedo como la que hace este sujeto del que hablas...yo estoy convencido de que si preguntas a la gente común y corriente si tiene miedo, te va a decir que tiene miedo a cualquier cosa menos a las que este politiquero dice.
Yo tengo miedo a fracturarme algún hueso

Bárbara dijo...

Cuánta razón tienes. Sin emabrgo, un poquito de miedo es necesario, vela por nuestra supervivencia. Lo difícil a veces es saber dónde está la frontera entre el miedo útil y el miedo inútil. Saluditos desde acá.

yosoydelquito dijo...

comparto muchos de esos miedos que mencionas... la politiquería es una joda, una mierda en realidad...

LOLA dijo...

ESE ESCUADRON VOLANTE DE LA EPOCA DEL FELINO COMO PRESI Y EL NEBOT COMO GOGERNADUCHO SI QUE ERAN COMO EN LA PELICULAS DE LOS NAZIS.
YO ME INICIABA EN LA MARICONADA Y NOSOTRAS TENIAMOS QUE ANDAR CON CAUTELA PERO IGUAL NOS FUIMOS DE PITO Y TAMBIEN RECIBIAN COIMA.
LA HUEVADA ERA QUE SIEMPRE DESAPARECIA UNA DE NOSOTRAS CADA CIERTO TIEMPO, PERO TAMBIEN PUDIERON SER LOS DEL BRONCO ROJO Y EL CAMARGO QUE TAMBIEN ANDABA EN LO SUYO.
PERO EL MIEDO ES BACAN SI NO NO EXISTIRIAN LAS PELICULAS DE TERROR.

A MI EL APESTAO ME DA UN CULILLO LLEVARMELO A LA CAMA...NI QUE ME COMPRE UN MERCEDES.

LOLA CIENFUEGOS

Edú dijo...

Buenazo, cada vez que veo al idiota ese de la campaña de "tenemos miedo" me da un asco y una rabia enorme. El pendejito ese nunca en su perra vida debe haber salido a las calles a pegarse con la "autoridad" por reclamar un Ecuador mejor.

taita pendejadas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
taita pendejadas dijo...

¡Grande Apestado! En la tierra de los ísimos el miedo forma parte de nuestra vida. Miedo ancestral que proviene de no querer mirarnos al espejo y confrotarnos con lo que ahí está. Lo del regreso a las épocas de don Gabriel es algo impresionante: yo tenía (tengo) exalumnos de colegio que, merced a un socialcristianísimo profesor de historia, son más garcianistas que la novicia voladora... un saludo. Y de ley pongo el link en mi blog.

Lamérrica dijo...

¡Bien dicho!

Anónimo dijo...

Leyendo tu blogg, tu último post, tu nombre, tu historia y tu libro favorito solo pude pensar en El Palacio de la Luna de Paul Auster... te viene bien ese libro ahora, también porque él al final de todo llega a ver el sol poniendose en la playa al otro extremo de la costa que recorrió sin un centavo en el bolsillo y cuando llega solo piensa "está bien, si ya no se puede estar más hundido, lo único que queda es empezar a subir"

laskyrcita@hotmail.com

nelsonesteban76 dijo...

Amigo Apestado:

Si bien el miedo es una respuesta lógica a una situación inesperada con tendencia a volverse crónica a la que es sometido un individuo, es importante saber que el miedo es uno de los motores que mueven a buena parte del mundo.
Todos tenemos miedos, a la muerte, al desempleo, la enfermedad, la soledad, etc., etc., tan naturales como el hambre y el frío.
Como tu lo has dicho hay diferentes culturas que tienen sus propios miedos y en muchas ocasiones son esos miedos los que han sido la causa para su desarrollo en unos casos o para su decadencia en otros.

Sin embargo, el personaje a quien te refieres, nuestro "tozudo protector", se refiere no al miedo natural en cuestión, sino al miedo en el que todos somos o maricones o cojudos que aunque nos metan el dedo en la boca nadie dice nada ni tiene animos de enfrentarse.

Sobre el "sin miedo" te comento que su mordaz y aguerrida boca se cerró cuando se mencionó la "afiliación" de Ostaiza a la UDC, se quiebra su voz de guerra cuando se menciona las estupideces y saqueos cometidos en el gobierno de Mahuad y se refugió en hartos dinosaurios o mejor dicho caporales de la política nacional cuando fue acusado de traición a la Patria.

En resumen, no somos cobardes ni mudos para necesitar de "Chapulines Colorados" de ocasión que vengan a ayudarnos y menos de la naturaleza de este tipejo.

Por último, amigo Apestado, el miedo es natural, y que hay gente que se aprovecha de estos es muy cierto, pero tengamos en cuenta la naturalidad de estos, ya que los que juegan a ser los "Juan Sin Miedo" nos dan chance a deducir que son hijos de unas "Valientas.........".

Saludos.