07 mayo, 2008

Capítulo 97 (El Apestado)

En mi trabajo, el de recepcionista de hostal, hay terreno fértil para imaginar historias en torno a los personajes que pasan por ahí. Si bien hay individuos extrovertidos que no dejan lugar a la imaginación, que lo cuentan todo a los pocos minutos de intercambio, hay otros, introvertidos, cuyas caras no siempre reflejan su verdadera personalidad y en torno a los cuales mi apestosa cabeza teje historias.

La más cercana de estas historias fue la de un tipo que pasó en el hostal un mes entero, un tipo que llevaba mi mismo nombre, un tipo al que, contrario de lo que me pasa a mi, parecía que la vida le apestara.

Y es que su cara tenía un rictus desagradable, lo cual, sin dejar de ser subjetivo, era real desde cualquier punto de vista.

- Ese tipo es raro, dijo mi patrón
- Ese tipo es raro, dijo las señora de la limpieza
- Ese tipo es raro, dije yo mismo para mis adentros

Y es que el hombre, pequeño, barbado, algo contrahecho y con la mirada escabullidiza pasaba las tres terceras partes del día metido dentro de su habitación, con la cortinas cerradas, editando algunos videos, dijo él cuando tomó la pieza.

Yo, con mi pestilente mente, asumí que se trataban de videos pornográficos y llegué a pensar que se estaba frente a algún pederasta que, como muchos, imagino, recorren los países de América Latina, encuentran sus víctimas aquí mismo, editan y envían los dichosos videos desde una conexión para ellos segura.

Es así que se lo comenté a Macarena y ella dio alas a mi imaginación. Llegué, entonces, a revisar las páginas de los Most wanted de los Estados Unidos, país de origen del pobre hombre. Pero por más que recorrí las páginas del FBI, la DEA y otras agencias de seguridad, no di con la cara de nuestro huésped.

Sin embargo, estaba convencido de que escondía algo lúgubre, que tanto aislamiento, en un país ajeno, no podía ser normal.

Así, pasaron los días y cada vez que me topaba con el hombre en el corredor, mi aversión hacia él crecía. Estuve a punto de entrar a husmear dentro de sus pertenencias, cosa que jamás se me había ocurrido hacer y claro, no lo hice simplemente por que no soy un apestoso fisgón.

Llegó, entonces, el día en el que él hombre me dio, con sus palabras, en la cara, en la apestosa cara de desconfiado que tengo al pedirme de favor que le tradujera al inglés algunas de reseñas de películas, de documentales en concreto, que pasaba en una sala de cine experimental de la ciudad.

Ahí, me dijo que era cineasta, que estaba editando un video para una organización americana con fines sociales dentro del país.

Solo se trababa de un solitario, apasionado de su trabajo, al que convencí unos días más tarde de tomar una cerveza juntos con el secreto deseo de exculpar mis prejuicios hacia él.

9 comentarios:

Ludovico dijo...

Los prejuicios... siemore traen extraños resultados

Atrapasueños dijo...

cuadro familiar, lo mismo ocurre cuando voy a cualquier lugar público...
juas!!!

OZNES dijo...

Ese es quito, tierra donde los niños bien leen el extranjero de Camus, idolatran al cartero de Bukowsky, escuchan a Syd Barret, y es moda agogo, pero no pueden con sujetos que se parecen e ellos en la vida real...

Quito es una mierda (pero es la única ciudad que tenemos en el país)

LA Gaby dijo...

la verdad... habría pensado lo mismo...

Anónimo dijo...

Pero que aficion teneis por los finales felices!!!

iCy dijo...

Las cosas no siempre son como parecen...

tiempo sin leerte, y es grato saber que aun sigues contando tus pestilencias no tan pestilentes..

saludos!

Anónimo dijo...

Apestado... a veces las apariencias engañan...

Oznes... no sea asi veaa, visite otras ciudades, Loja, Cuenca algo bueno a de ver ahi. Porque el resto se ha de parecer a una que ciudad cercana a Quito, que no recuerdo el nombre, pero queda entre Aloag y el sur de DM.

Bye

Pepe Lynch dijo...

Buen blog pana, felicitaciones...

De paso te invito a un evento junto a uno de los mejores TYPOS Ale Paul... te dejo la direccion dnd puedes encontrar la info del evento...

http://www.grafitat.com/

... apoyanos corriendo la voz asi nadie se keda sin saber sobre este evento ke va a estar realmente bueno...

suerte!!!

Tofu - sensei dijo...

Veo que te está yendo bien con lo del hostal. Excelente.
Bueno, muchas veces dejamos que nuestros prejuicios nos ganen, pero lo bueno es que supiste echarlos a un lado al averiguar un poco más de la persona.
Ahi vamos, pa lante sin cesar.
Un gran saludo, y espero visitas.