18 octubre, 2006




Capítulo nosecuantos

Ya mesmo molvido describir. Sí, fuera de bromas, esta tarea, en un momento casi diaria, de escribir, mantiene vivo el espíritu. Lo que quiero decir con esa premisa petulante es que, al momento, el espíritu está agujereado, si el término cabe, ante la sucesión de eventos, uno de los cuales hoy comentaré.

No contento con dar vueltas sobre mi infortunio, ahora hago míos los dolores colectivos. Y como algo tengo de sociólologo debo hablar ahora del colectivo.

Los que leen esto en la virtualidad de este espacio, pero lejos de este, mi terruño populista, quizá no entiendan nada, pero intentaré ser claro. Por primera vez en este espacio hablaré de política. Y es que lo que acaba de ocurrir hace pocos días en este país me obliga a tal tarea. Y es que, también, algo de lo que le pasa a mi apestada persona se debe a toda esta mierda que hemos dado en llamar la puta política. Pero yo solo transcribiré las palabras que le dije a un holandés que pasó hace poco por el hostal donde trabajo. Fue él el que me pidió que le diera mi oponión y esta fue la que se la di:

Primero, a todas luces, seremos gobernados por un engendro. Engendro tiene que entenderse, no así leerse, al plural, porque hay dos candidatos finalistas, cada uno de ellos un engendro en sí. El primero es un empresario multimillonario que invoca a Dios para decir que lo ilumine en su camino por sacar de la pobreza a este mísero país. Invoca a Dios y miente. Ni su padre, muerto pero revolcándose en su tumba, cree tal felonía: un millonario trabajando para los pobres. El hombre ha sido señalado internacionalmente como un empleador, y malo, de menores de edad, en sus esclavizantes plantaciones de banano. Además, aunque ni el holandés ni yo somos testigos, aparece como moroso en el pago anual de impuestos. Eso sí, dio regalos generosamente a los más necesitados y ofrece construir una casa cada seis minutos, de acuerdo a las cifras demagógicas que da al tratar temas tan sensibles como la falta de vivienda. No hay nada más que decir sobre él si no es que se parece El Pingüino, de la serie Batman. (Digo yo, para ser presidente hay que tener pinta, porte o alguna gracia, pero este hombre da verdadera vergüenza. Es probable que tras estudiar en un internado en Suiza no haya aprendido a usar aún el tenedor. No quiero ni imaginarlo en la foto de presidentes en la próxima cumbre de la OEA.)

El otro es un jovenzuelo que cayó en el escenario político tras una cortísima experiencia, -unos cien días-, como Ministro de economía. Y se nota que no tiene experiencia alguna cuando declara a los cuatro vientos ser amigo de Chávez, del cuco del Chávez y que además se da el lujo de insultar a los gringos, que si bien son unos pobres desgraciados, son nuestro principal socio comercial…. Como si fuera poco se jacta de poder gobernar sin respaldo político en el Congreso. Y lo hace porque dice que desconoce a los diputados porque todos son una sola mierda. Por eso quiere que una Constituyente funde una nueva República. Esto último suena bien pero es impracticable en un país tan polarizado. Entonces no le queda más que cumplir sus propósitos con el palo y la piedra. Y eso lo tiene muy claro pues se lo ve liderando muchedumbres enfebrecidas dispuestas a arrastrar por las calles a quien no coincida con ellos. Si llega al poder habrá enfrentamientos entre los ciudadanos, como si no tuviéramos ya lo suficiente con lo que nos toca pasar cada día.

Eso le dije al holandés. Y él me preguntó que por qué habíamos elegido a esos dos finalistas, ante lo cual preferí quedarme callado.

5 comentarios:

xena dijo...

Apestado: Que buena respuesta, pero le hubieras dicho que eso fue el resultado de un fraude.

Atrapasueños dijo...

fraude... cual fraude

los candidatos que pasaron a la segunda vuelta fueron elegidos por voluntad popular, le guste a quien le guste

el problema es esa "voluntad popular" tan venida a menos que una vez mas nos deja con la única opción de elegir al menos peor

decir que hubo fraude es no reconocer la ignorancia colectiva y la falta de capacidad para elegir a un "estadista" en lugar de un simple "candidato"

...aunque pensandolo bien ¿cual de los participantes tenia el perfil de estadista?

Chelo Blues dijo...

Nunca huvo buenas opciones para estas elecciones, sean quienes fueren, siempre iban a haber dos engendros en la segunda vuelta.

Si cogemos a todos los candidatos y los fusionamos no llegamos a hacer un estadista.

Chelo Blues dijo...

Adcional, no huvo fraude, solo incompetencia e ineptitud del TSE, una mancha mas al tigre.

Habran casos aislados de anomalias en las actas obviamente, pero la mayoria serán por la brutalidad de los personeros designados para cada junta, creo que se le cortocircuita el cerebro al momento del conteo, especialmente cuando la papeleta no esta con el voto en plancha.

Diabolus(ex)Machina dijo...

pues..como dijo el sabio "cada uno obtiene lo que merece"...lastimosamente millones de años de carga genetica, no puede ser cambiada tan facil, la estupidez nos perseguira por algunos milenios mas