01 febrero, 2015

Capítulo 0 (Segunda parte) 

¿El Apestado ha vuelto? ¿Cómo puede alguien que ha sido declarado muerto, volver a la vida? Partamos, entonces, de la muletilla de que “todo es relativo” y de una afirmación aventurada: El Apestado tiene vida propia.

Sí, más allá de los deseos de acabar con él de su creador, y gracias a una coyuntura que ha insuflado un hálito de vida al personaje, que más que muerto se ha mantenido en un letargo involuntario, El Apestado vuelve a nacer para hacer una declaración final, o para el inicio de una nueva vida, ¡quién sabe!

Un proyecto, llamado #LibroblogueroEC, o #Bitácora593, busca recoger lo mejor de los blogs ecuatorianos, aunque, desde mi apestoso punto de vista, esto es tan relativo como aquello del tiempo. Y claro, El Apestado no ha querido quedarse atrás. Más aún cuando el espacio, este espacio, donde ha compartido sus vicisitudes, sigue recibiendo visitas, y comentarios, pese a que su pestilente existencia a quedado sin relato, desde hace ya más de cuatro años. Entonces, aquí estoy de nuevo, con el más extraño sentimiento a cuestas, un sentimiento que se encuentra entre el renacer, (rebirthing dice la técnica psudocientífica de crecimiento personal), y la creación o la gestación de una nueva vida.

No creo que nadie quiera, en su sano juicio, leer de corrido los 140 capítulos que anteceden a este, así que me aventuraré a un resumen somero. El Apestado es un hombre de clase media que hoy bordea los 50, tiene estudios de postgrado en el exterior y al que le va mal en su vida laboral, no así en su vida familiar. Esposo y padre de un niño que para esta fecha debe tener unos 12 años. Trabajaba como administrador nocturno de un hostal. Su mujer, Macarena, al menos a sus ojos, es una beldad escultural que detiene el tráfico en las calles desgastadas de La Mariscal. Su hijo, es su delirio. El mal trago, y el tabaco barato acompañan sus días de desasosiego y de soledad, pues tiene pocos amigos. El buen polvo, lo hace renacer cada noche, o casi.

Pero no todo estaría dicho si no se hiciera al menos una corta referencia a los seguidores de El Apestado, en su mejor época. Sí, los contadores de ocasión pusieron a este espacio como uno de los más leídos de la blogosfera ecuatoriana, los mensajes se cuentan por cientos, y por miles desde el inicio de esta aventura. La gente se sintió tan identificada con la historia, y el personaje, que éste, en varias ocasiones recibió ofertas de empleo, y hasta el ofrecimiento de una beca para su hijo Samuel. Cuando al fin se reveló que todo esto no era más que ficción, algunos reaccionaron de mala manera, pues se sintieron engañados. Otros, sin embargo, alabaron el estilo, y la historia.

Entonces, ¿qué ha pasado con el personaje en estos cuatro años? Ya lo veremos. Por lo pronto, aspiren fuerte que El Apestado ha vuelto.

 http://libroblogueroec.blogspot.com/

4 comentarios:

SengVou dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
SengVou dijo...

Para mi ese capítulo final era el giro necesario que nos hizo aterrizar. Buenazo fue! Claro que a partir de él dudé más de las muchas otras cosas que leo en el blog. Pero fue necesario.
Saludos, Don Apestado. Salúdeme a la ñora...

El Apestado dijo...

Gracias por el comentario, es buen saber qe l gente sigue leyendo este espaio

Euclides Alvarez dijo...

Bravo me alegro saber nuevamente de ti

Fuertes abrazos